La crisis del cine

Hoy día el cine está en crisis y se tienen cada vez menos ideas para hacer películas y cada vez nos acribillan más con remakes de películas de antes, refritos de series de hace treinta años y retapadillos de otras películas, pero con otros ritmillos. Pero al final, todo la misma mierda una y otra vez, como aquello del eterno retorno de Nietzsche. Como para echarse a temblar. De todas formas hay un género que no…

Ahora que caigo. Veis qué culturetas soy, que soy capaz de nombrar a Nietzsche en una entrada sobre porno. Ah, que no parecía que fuera a ser porno…

Bueno, lo que iba diciendo es que en el porno la crisis no existe, o tal vez exista desde siempre pero a nadie le ha importado un carajo (y nunca mejor dicho) y ahí siguen, poquito a poquito adaptándose a los nuevos tiempos. Ante todo dejemos claro que el porno es una leyenda urbana, todo el mundo ha oído hablar de él, pero nadie lo ha visto; un día conocí a una chica que el primo del mejor amigo del cuñado de la hermana de su novio había visto una película, pero yo creo que el tío lo decía por hacerse el interesante.

El mundillo del porno siempre va tirando adelante con lo que sea y como sea, pero antes de meternos hasta la cocina de cualquier manera, vamos a ponernos un poquito al día de la nomenclatura técnica de este género para poder comentarlo con la adecuada diligencia.

  • RRRIIISSS, que viene a ser el sonido de una cremallera bajando a toda velocidad.
  • RIP, es el desgarro de algo, en el caso del porno, normalmente ropa.
  • CHUP, viene a ser el ruido de algo entrando a gran velocidad en algún sitio húmedo. Tiene una variante que es el CHOPCHOPCHOP, que es el ruido que va haciendo lo mismo cuando se mueve continuamente.
  • SLURP, chupetón así tipo chupachup pero algo menos inocente, hay que estudiar el contexto para considerarlo.
  • SHHHHHLIUP, otro lametón pero así como más pringoso.
  • OH YEAH O YEAH, es una frase típica del porno que viene a significar “cariño, como te quiero, que a gusto me siento cuando estamos juntos”.
  • FAKMI FAKMI, que suele ser como respuesta o a la vez, y significa “casémonos cuanto antes”.
  • “Medida estándar” viene a ser, independientemente del objeto, unos 25cm de longitud y 8cm de grueso.

Y así se encuentra uno las situaciones del día a día con que las películas guarras deleitan a aquellos que dicen que las han visto (porque yo sigo pensando que son una leyenda urbana), que viniendo en los últimos tiempos, deberían ser tal que así:

  • La señora de la casa, una rubia de 1’80 con medidas de 105-60-90 abre la puerta en picardías negro de encaje y aparece el técnico de la telefónica, un pedazo de mulato de dos por dos que entra y poniéndole la mano en la cintura le pregunta que qué es lo que pasa. La señora relamiéndose los labios le dice que no funciona Internet y el técnico le dice “tendré que colocarle bien el cable de red” mientras se saca las herramientas de medida estándar con un RRRIIISSS y la señora hace CHUP, SLURP y luego la agarra volteándola y CHUP y CHOPCHOPCHOP.
  • Dos maromos de tamaño estándar están haciendo autostop en el desierto del Mojave cuando aparece un coche con cuatro señoritas como la del ejemplo anterior, en bikini y completamente sudorosas (hago notar, que las señoritas del porno sudan aceite para mejorar el aspecto de la piel). Los chicos las saludan con la mejor sonrisa profident, las chicas hacen lo mismo y los invitan a subir al coche. Los chicos se suben al coche en medio de tanto jamón, momento que aprovechan las chicas para RIP, CHUP, SLURP y SHHHHHLIOP, antes de CHOPCHOPCHOP. Todo eso alternado con abundantes OH YEAH OH YEAH.
  • La última misión espacial llega al planeta Marte y los astronautas de tamaño estándar son capturados por las amazonas ninfómanas espaciales de Venus (que en realidad estaban de astrovacaciones). La reina, conocida por tener unas tragaderas de tamaño estándar también, hace que le lleven a los astronautas capturados y después de RIP, exclama sonoramente un OH YEAH y hace CHUP, SLURP mientras obliga a punta de pistola a otro astronauta a hacerle SHHHHHLIUP, CHUP y CHOPCHOPCHOP. Los astronautas, que no son tontos y ya han visto la alta alcurnia de la susodicha jamona, no paran de gritarle FAKMI FAKMI. Al final de la escena todos los astronautas han muerto por aplastamiento pélvico.
  • El viejo que se pone a la puerta del colegio con una bolsa de caramelos, y van saliendo alumnas de secundaria tal que 1’80, 95-60-90 (las medidas más comedidas, que se supone que tienen que aparentar ser crías), y le ofrece lo del chiste, que si le hacen CHUP y SLURP, les da un caramelo. Lo que pasa es que había dado con las malas más malas, y le roban los caramelos además de darle una paliza de muerte. Acto seguido, varias de ellas se van al gimnasio y mientras se comen los caramelos, se hacen SLUPR, SHHHHHLIURP y CHOPCHOPCHOP entre ellas con los chupachups.

Y eso son sólo una minúscula muestra de la originalidad que el mundo del porno puede llevar hasta nuestras pantallas, mientras que el cine clásico se lamenta de la falta de ideas… Si es que no hay nada como agudizar la inventiva…

3 pensamientos en “La crisis del cine

  1. antraxia

    Que descriptivo…me encanta lo del chopchopchop…y por supuesto la próxima vez que venga el técnico de telefónica a mi casa me acordaré de esto…y quien sabe…jajajaa…

    Responder
  2. Alba

    Esto… que bonitas onomatopeyas oiga… casi me caigo de la silla y todo…

    valeee, te lo diréeee, me ha encantadooooo XXD

    SSDD

    Responder
  3. Bego

    no h parado d reirme, vamos, de descohonorme. El argumento martes-venus no lo he visto nunca.

    Glups!! lo q no quiere decir q haya visto los otros! por supuesto

    (la lara laritooo q dia mas bonito…)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *